Logo Ubiqo
Energías limpias

Las energías limpias son aquellas cuyo uso no produce agentes contaminantes para el medio ambiente. Este concepto va ligado, además, a medidas que reducen el uso de energías

Desde hace años, se han propuesto alternativas para migrar la obtención de energía de los transportes de carga en todo el mundo. La ONU ha advertido de los peligros de seguir utilizando energías no renovables, como la contribución al cambio climático

A pesar de que abandonar el uso de combustibles fósiles a primera vista parece la solución obvia, existen muchos retos para esta tarea. Entre ellos está el impacto ambiental en la construcción de plantas de energías limpias, la poca eficiencia de estas alternativas y las repercusiones económicas

En este artículo desglosamos los principales retos de la implementación de energías limpias en el transporte de carga. 

Propuestas para el uso de energías limpias

Los vehículos eléctricos se han convertido en la alternativa por excelencia para reducir las emisiones de gases nocivos al medio ambiente. Las baterías de estos medios de transporte pueden almacenar electricidad obtenida de distintas fuentes, como la energía eólica, hidráulica o solar. Su uso se ha popularizado desde hace años, pero extenderlo a todos los vehículos tendría muchas desventajas. 

Primero, está el hecho de que en la actualidad no se produce suficiente electricidad para todos los transportes del mundo. Esto es tomando en cuenta la energía producida por combustibles fósiles; utilizando energías limpias, enfrentaríamos una enorme escasez de oferta eléctrica. De acuerdo al Dr. Luca Ferrari, geólogo e investigador, necesitaríamos multiplicar por seis o siete veces la producción de energía actual.

Después está la escasez de litio, utilizado en las baterías más eficientes. Este material no sólo es limitado, sino que además su costo de producción y reciclaje es bastante elevado. Incluso aunque este no fuera el caso, está también el riesgo de incendio en las baterías de litio debido a su alta sensibilidad a vibraciones y golpes.

Ahora, más que las dificultades que supone producir y utilizar energías renovables, está su evidente competencia con el petróleo. Actualmente, conseguir que un vehículo eléctrico funcione igual que uno de diesel es mucho más costoso, lo que lo vuelve inviable para operaciones de transporte. 

Hablemos ahora sobre algunos retos específicos de distintas energías renovables. 

Energías limpias- Eólica y solar

Energía eólica

Para cuestiones de movilidad, la energía eólica puede usarse de dos formas: cargando las baterías de vehículos eléctricos con energía eólica, o incorporando aerogeneradores u otros dispositivos al diseño.

Parques eólicos

Recientemente han salido al mercado los primeros camiones eléctricos de carga pesada. Entre ellos, están el MAN eTruck, eActros y Tesla Semi. Todos ofrecen distintos beneficios, como mayor autonomía eléctrica, peso bruto o almacenaje. 

Si bien su uso reduciría la huella de carbono generada por camiones de carga en México, existen algunos puntos a tener en cuenta. 

En México, existen 68 parques eólicos. Para finales de 2021, estos produjeron 7800 megawatts, lo que no sería suficiente para cubrir la demanda de energía eólica para camiones de carga en el país. Como un ejemplo, esta cantidad de energía sólo proporcionaría 52.000 horas de autonomía a los camiones eActros en un año. Esta cifra varía según la marca del camión.

Para empatar la oferta con la demanda de energía eólica, tendrían que construirse más parques eólicos en México, o bien, ampliar los existentes. Un problema es la inversión, ya que una turbina de escala industrial tiene un costo de instalación de entre 1.3 a 2.2 millones de pesos por MV de capacidad. Esta cantidad no considera costos de conexión a la red, renta de la tierra o sistemas de control

Sumado a esto, la construcción de parques eólicos requiere seguros de transporte y para los trabajadores, ya que existen muchos riesgos durante las primeras etapas. Algunos de estos son incendio, explosión, caída de rayo –la altura de las turbinas amplía este riesgo– o impactos en la estructura

Aerogeneradores en el camión

Una de las últimas propuestas para reducir la huella de carbono de los camiones de carga es la de Eco Eolic Top Systems. Esta empresa propone incorporar un dispositivo –similar a un ventilador– que reduciría el peso de los vehículos. Los creadores estiman que esta propuesta puede reducir hasta un 25% el consumo de combustible. Si bien no es precisamente “energía eólica”, sí representa una manera de utilizar los recursos renovables para el transporte de carga.

Este invento ha obtenido fuertes críticas por no contar con respaldo o pruebas claras de que funcione como la empresa clama. Otras objeciones señalan que un vehículo así no podría pasar debajo de puentes y que supondría una distracción visual en la vía

De igual manera debe considerarse el costo que tendría el vehículo en sí. En México el robo de camiones de carga ya es una problemática creciente; vehículos más costosos supondrían un dolor de cabeza adicional para sus dueños. 

Energías limpias- Eólica

Energía solar

Cuando pensamos en energías limpias, la solar es quizá uno de los primeros conceptos que nos vienen a la mente. Gracias a la evolución de los paneles solares, ahora casas, autos e incluso algunas empresas utilizan esta fuente de energía renovable. 

Como ya mencionamos anteriormente, la energía solar puede utilizarse para recargar vehículos eléctricos. Además, se han hecho prototipos de automóviles con paneles solares que pueden cargarse de forma independiente. No obstante, esta idea aún no ha podido concretarse debido a múltiples problemas logísticos. 

Vehículos con paneles solares

El primer problema es su escasa autonomía. Los paneles solares tienen un largo camino que recorrer antes de alcanzar una eficiencia energética ideal; es decir, aún tardan mucho en absorber la energía necesaria para poner un auto en funcionamiento. 

Lo segundo es –irónicamente– su dependencia al sol. De acuerdo a factores como el clima o la ubicación geográfica, un automóvil tendrá más o menos exposición al sol. Además, la carga durante las noches es prácticamente nula, limitando ésta a unas pocas horas durante el día. Esto supone un problema constante con este tipo de vehículos, ya que su autonomía variaría cada día

El tercer problema está relacionado con el espacio, ya que los paneles solares necesitarían ser muy grandes para reunir suficiente energía. Esto trae consigo problemas en cuanto al peso del vehículo, ya que los paneles solares deben ser muy ligeros para no afectar el dinamismo del automóvil. 

Por su parte, los camiones de energía solar están muy lejos de ser una posibilidad real. Si bien distintas empresas han realizado proyectos para sacar al mercado vehículos más pesados, todos ellos se han pausado. 

Plantas de energía solar

Actualmente, México cuenta con 63 plantas solares en el territorio. El estado de Coahuila es el que produce más energía solar, con un aproximado de 949 MW al año. Retomando el ejemplo que utilizamos arriba con la energía eólica, podemos decir que el estado de Coahuila produce suficiente energía solar para mantener un camión eléctrico en funcionamiento durante 9,038 horas al año. 

Igual que en el caso de la energía eólica, la solución evidente sería construir más plantas de energía solar. Esto supondría una inversión para la que el país no está preparado

Energías limpias- solar

Energía hidráulica

Como ya mencionamos en esta nota, las baterías de los vehículos eléctricos pueden cargarse con energías limpias de cualquier tipo. A pesar de esto, la energía hidráulica, al igual que la solar y eólica, actualmente no produce suficientes kilowatts para cubrir lo que necesitarían todos los camiones de carga en México. 

Su desarrollo es costoso y crear más plantas hidráulicas supondría una inversión significativa. 

Una alternativa en el uso de la energía hidráulica son los vehículos que funcionan con celdas de hidrógeno.

Vehículos con celdas de hidrógeno

Los vehículos de hidrógeno funcionan de manera similar a los eléctricos, sólo que, en lugar de batería, cuentan con dispositivo interno llamado celda de hidrógeno. 

Su desarrollo no es práctico, ya que es difícil encontrar el hidrógeno en estado puro, por lo que éste se debe producir. Este proceso requiere de hidrocarburos –materia no renovable– o electricidad para separar el hidrógeno del agua. Se trata de métodos muy complejos y costosos. 

Hasta el momento, sólo existen tres modelos de vehículos de hidrógeno producidos en serie. Su precio oscila entre los 70.000 y 76.000 euros.

Energías limpias- hidráulica

Energías limpias en México

Si bien la implementación de energías limpias en el sector de transporte es un fin deseable, aún estamos muy lejos de que sea una realidad. Factores como los costos y el espacio son determinantes para el desarrollo de nuevos modelos. 

Los más de 11.045.642 camiones de carga en México tendrían que ser sustituidos por nuevas unidades. Se requeriría la instalación de nuevos centros de carga, lo que quizá supondría una modificación de cientos de paraderos que actualmente cuentan con despachadoras de diesel. Ante esto, surge también la pregunta: ¿qué repercusión tendría para la economía mexicana la reducción en la demanda de diesel?

Todos estos elementos aún frenan el desarrollo de las energías limpias en México. Debe darse solución a todas estas problemáticas antes de avanzar en el uso de alternativas energéticas. 

Si quieres consultar más información similar, visita nuestro blog dando clic aquí

Compartir en

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Contenido

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top